Neymar

All posts tagged Neymar

Generalmente es complicado comparar jugadores. Cada uno tiene sus particularidades, que definirán sus características y lo que puede aportar a un equipo. No obstante, hay jugadores que se trabajan la temporada con tal efectividad que destacan por encima de otros. Y así, ha sucedido con Luis.

Ésta ha sido su Liga, en la que ha estado decisivo. Ha logrado romper ese binomio que venía precedido durante estos últimos seis años.

Es curioso que antes fuera también un uruguayo el que consiguiera el pichichi, Forlán.

De este modo, los titulares sobre el máximo goleador de la competición no han focalizado ni a Messi ni a Cristiano.

www.fcbarcelona.cat

www.fcbarcelona.cat

Lo ha hecho con una cifra de cuarenta goles, de los cuales sólo tres son desde los once metros que marca la pena máxima.

Esa cifra también le ha hecho alcanzar la Bota de Oro, premio que ya compartió con Cristiano recientemente, cuando representaba la delantera goleadora de los Reds, que estuvieron a punto de levantar la Premier League tras veinticuatro años.

Las estadísticas en Liga le describen además con 125 disparos, 16 asistencias y 677 pases ejecutados correctamente.

Quién iba a decirle que, tras el amargo episodio que enmarcó el mordisco a Chiellini, iba a vivir temporadas tan gloriosas, y ésta, con un papel tan protagonista.

Y me alegra. Porque debo reconocer que por aquel entonces quizás esa imagen suya no encajaba demasiado con los valores que predica el club azulgrana. Se equivocó, y mucho. Esa actitud, y alguna más que se dio en la Premier, le castigó colocándole un disfraz que dejaba en segundo plano el gran jugador que es.

www.thesun.co.uk

www.thesun.co.uk

La penitencia por el suceso del Mundial fue dura, quizás demasiado rigurosa. Tal vez la normativa de la sanción, que regulaba lo que se le permitía y lo que no, se excedió notablemente dejándole tan apartado.

Por suerte, no se desvaneció. Vino a la Liga a triunfar. Su fortaleza mantuvo intacto su espíritu y sus capacidades para volver a emplearlas en el campo.

Sí, una segunda oportunidad. Probablemente el tiempo, el arrepentimiento, sus apoyos y la felicidad de lo que está viviendo, le han ayudado a saber gestionar esa pasión e impulsos que le acompañan en cada contacto con el balón.

Al fin y al cabo, ese entusiasmo acelerado y a veces, incontrolable, forma parte de ese ímpetu por la consecución de logros.

Tiene que ver con esa esencia de luchador. Con esa anticipación y su inagotable insistencia desde el minuto uno hasta el último, independientemente del marcador. Siempre quiere más, nunca es suficiente ni baja los brazos. Pendiente con su mirada de como sube el balón por la banda para llegar en carrera, desmarcándose continuamente, frecuentando la zona del área pequeña, para empujarlo si la oportunidad decide presentarse.

Tiene que ver con su entrega. Con esa historia que relata el querer de dos adolescentes que se separan forzosamente. Suárez no buscaba ser un delantero mediático. Tan sólo se prometió que conseguiría jugar en Europa para estar cerca de Sofía, su gran pilar y su gran amor.

Esa dedicación tan personal que también trasciende en el terreno de juego, con tanta intensidad y persistencia.

www.fcbarcelona.cat

www.fcbarcelona.cat

Con una movilidad que engrandece el perímetro. El máximo aliado de asistentes, y el mayor hartazgo para quien le cubre y le persigue.

Una gran lista de virtudes que hacen honor a su presente, el que le detalla a día de hoy como el mejor nueve. Un respiro para el equipo azulgrana que, tras la despedida de Eto’o y con todas sus diferencias, vuelve a tener ese nueve de máximas garantías que encaja a la perfección en el equipo y en el juego.

Tras el hombre del mordisco, está Luis. Está todo su pasado, su presente y lo que le augura el futuro. Detrás de ese olfato goleador está todo el amor que representa su interior, esa figura protectora y tan familiar, y su apoyo a enfermedades como la PKU.

Espero que éste no sea su único año. Que siga lanzando esos tres besos para “Sofi”, “Delfi” y “Benja”, cada vez que el esférico cruce la línea de portería.

www.marca.com

www.marca.com

Que siga triunfando. Que el esfuerzo y tanta entrega siga premiándole con esos éxitos que hacen más grande al fútbol. Para que así ya nadie recuerde aquel veinticuatro de junio, sino que hablen de todas las grandezas de ese genio llamado Luis Suárez.

Bautizada como la MSN, la delantera del FcBarcelona se ha convertido en el tridente más efectivo y mediático de la temporada. Se encuentra en un momento glorioso, que tras el regreso de Leo Messi sigue siendo tan participativa y vigorosa por las tres partes.

De hecho, eran muchas las mentes que visualizaban al trío culé como finalistas del Balón de Oro. Pero Luis Suárez cayó del podio tras arrebatarle la posición Cristiano Ronaldo. Las cifras de pichichi de la Liga, convertirse en el máximo goleador del Real Madrid, y los rasgos que le definen como jugador, han tenido más peso que la primera temporada que realizó el uruguayo, que aún empezando más tarde por la sanción que le impuso la FIFA en el Mundial de Brasil, generó un papel esencial para la consecución del segundo triplete de la historia del Barcelona.

TRIO-MSNLas virtudes de estos tres jugadores son más que evidentes. Messi parece de otro planeta, escribiendo la historia de un fútbol que tantas veces nos ha dejado con la boca abierta. Es, en mi opinión y con clara evidencia, el mejor jugador del mundo. Con una naturaleza futbolística que le diferencia del resto. Con cualidades que le hacen ser tan completo como su regate, su movilidad, su definición o su impactante rapidez con el balón, entre otras.

Neymar destaca por su magia brasileña, por ese toque de calidad con el que coloca la guinda del pastel, creando sus hazañas con el esférico integrando ese valor de belleza, o por su resolución en los espacios reducidos.

Y Suárez es un claro ejemplo de actitud luchadora, de esfuerzo y continúa concentración. Con olfato goleador, generosidad para ceder tantos y movilidad que genera espacios.

Pero aún siendo tan alto el nivel y lo que aporta cada uno, es tan sólo la base del éxito que genera esta delantera. Hay una clave, que hace que todos sus atributos sean todavía más efectivos: la relación entre ellos.

Hay quienes no apostaban que la llegada de Neymar Jr y Luis Suárez diera paso a esta relación de respeto, admiración y, por conclusión, de gran trabajo conjunto.

203280Tres estrellas consolidadas, cada una a su nivel y en su territorio. Neymar, no sólo era la estrella del Santos F.C., sino un jugador reconocido e idolatrado en Brasil, con esa particular adoración que representa la afición brasileña. Un chico con un carácter muy distinto al de Leo, que aunque bajara su cresta al aterrizar a Barcelona, vestía un look vinculado a su atrevida personalidad. Con esos toques de niñez a pesar de ser padre. Esa sonrisa traviesa, esa creencia religiosa, ese carisma y esa imagen que circula en las redes sociales cantando o bailando.

Menos extrovertido llegaba un Luis Suárez arrastrando la sanción que le impuso la FIFA tras morder a Chiellini en el Mundial. Una acción que reiteró, habiendo mordido anteriormente a Bakkal e Ivanovic. Una imagen negativa que circulaba de modo global y que se asemejaba poco con los valores del club. Un jugador que empezó a clasificarse como agresivo por su impulso y respuesta emocional en situaciones a las que se encuentra a muchas revoluciones. El astro del Liverpool, que a pesar de sus vivencias negativas por las sanciones, fue el mejor jugador de la Premier League, que sedució a Anfield y que les hizo tocar una liga con la punta de los dedos 24 años después, que finalmente no pudo ser.

Entonces, ¿Cómo tres figuras tan grandes y dispares a la vez podrían asociarse tan positivamente? ¿Cómo encajarían Neymar y Suárez en un vestuario dónde el liderazgo de Messi en el campo es tan fundamental? Es conocido que cuando grandes talentos se fusionan pueden chocar fácilmente por esa competitividad. No es fácil que un jugador de tal calibre pueda acatar la superioridad de otro, o que sea capaz de verse al mismo nivel aceptando el rol que corresponde a cada uno. Y no sólo en lo que la adaptación al campo se refiere, sino también y más importante, fuera de él.

leo-messi-es-dificil-que-haya-un-tridente-mejor-que-la-msnPero los tres mosqueteros lo han conseguido. Y no es por otra razón más importante que la que descifró Piqué y que está expuesta a nuestros ojos en cada partido. No tienen ego. Y aunque sí deben tenerlo como instancia psíquica del reconocimiento a la propia identidad, no es usado como exceso de uno mismo. No tratan de pasar uno por encima del otro sino que se acompañan entre ellos. La amistad que crece fuera de los terrenos de juego se refleja en el área rival. Con resultados, con goles, con asistencias, con ese entendimiento por encontrar al otro en el lugar adecuado. Con esos gestos que dicen tanto de todo esto. Con ese penalti que Leo cedió a Neymar en plena lucha por el pichichi, agradeciendo el gol que le había regalado el brasileño. Así como recientemente sucedió ante la Roma, o como lo hizo Neymar con Suárez ante el Villarreal. Con esas señas de un código que ellos tres interpretan, y que está regalando a la afición un fútbol que causa efecto y seduce.

Éstas son las historias de vestuario que deleitan a los verdaderos amantes de este deporte. Porque tras los millones, los escándalos de instituciones, las demandas de hacienda, las diferencias de presupuestos y salarios, entre otros, al menos debe seguir respirando la esencia y el sentido del fútbol. Que tres magos del balón sepan conducir el esférico, crear el espacio de continuidad, salir de la línea del fuera de juego, recibir, crear el regate y colarla entre los tres palos. Y que sepan hacerlo de esta manera tan brillante, la de hacerlo conjuntamente, la que refleja la sociedad de tres protagonistas que juegan con un mismo papel, la que muestra el juego asociativo y la realidad de que el fútbol es un deporte colectivo, donde a parte de saber jugar hay que saber hacer equipo.