Minibasket

All posts tagged Minibasket

Rescato una de esas historias que me apasionan. Sucedió en Ialia, en un derbi de Minibasket de la provincia de Pisa que enfrentó a la Juve Pontedera y Basket Calcinaia.

El partido estaba de lo más ajustado. A falta de 10 segundos, el marcador empatado a 51. El tiempo se paró, Gabrielle había recibido un golpe y la falta le otorgó dos tiros libres.

Lanzó el primero y lo falló. El murmullo de las gradas inquietó al pequeño, que tras esa incomodidad, derramó una lágrima por su mejilla. Matteo Bruni, su entrenador, vio esa reacción en su pequeño pupilo. Se acercó y acompañándolo de un beso, le susurró: “Confío en ti, tengo confianza en ti. Respira y estate tranquilo”.

Gabrielle tiró de nuevo y la pelota se deslizó por el interior del aro. Había dado la victoria a su equipo y, sobretodo, se había hecho protagonista de una historia que, unida a esa entrañable imagen capturada, ha dado la vuelta al mundo, se ha hecho viral y ha emocionado a miles de personas.

www.usab.com

www.usab.com

La competición infantil va acompañada del crecimiento, de todas esas etapas de desarrollo y de la gestión de las emociones. Aprender a perder, a fallar, a cometer errores. Aceptar la frustración. Saber ganar con honor, con elegancia, con respeto hacia el rival. Tareas de aprendizaje que debe liderar un entrenador, que a parte de poseer conocimientos técnicos y tácticos, es fundamental que tenga esa vocación para trabajar con los pequeños y transmita los valores del deporte.

El papel del entrenador infantil, y evidentemente el de los padres, frente a la competitividad, es meramente importante. No hay que confundir el esfuerzo, la perseverancia o la ambición con la obligación y la tensión. Que la consecución de logros esté acompañada siempre de un enfoque saludable.

Elegir un método acorde a las edades, que beneficie la evolución y produzca ese bienestar en la práctica.

Es sustancial que los niños se diviertan a través de la práctica de un deporte. Que capten ese repertorio de elementos positivos que no sólo les formará y les hará mejores en su progresión deportiva, sino que también se transformarán en hábitos de vida para su futuro. Que crean que por encima de todos esos gestos que no dan ejemplo por el televisor, ellos pueden hacerlo de una manera más sana.

El tópico “Lo importante es participar” tiene una realidad: el honor de la derrota. Motivar de un modo equilibrado para que las victorias y las derrotas cobren el sentido que deben.

www.bizkaiabasket.biz

www.bizkaiabasket.biz

El deporte de equipo crea una familia. Un grupo de personas con diferentes personalidades y distintas formas de sentir que se consagran hacia una misma meta. Se establece una tribu que actúa bajo un mismo lema.

Lo conduce un día a día que reúne una cantidad de horas de entreno, de charlas de vestuario, de esos nervios antes de un encuentro, de celebraciones y consuelos. De situaciones que comparten entre ellos y del esfuerzo por permanecer en la línea de la implicación y superación.

¡Cuántas veces habrás oído en un partido de cualquier disciplina deportiva comentarios inapropiados desde los asientos de espectadores! En muchas ocasiones, los propios padres olvidan que son niños, que el ejemplo que están dando a sus hijos es el más inadecuado.

Hemos visto casos de agresiones de la mano de padres hacia árbitros, entrenadores e incluso jugadores del equipo rival. Estos graves errores pesan en los más pequeños y pueden proporcionar rasgos negativos en sus actuaciones.

www.buzz.eurosport.es

www.buzz.eurosport.es

Matteo Bruni es un gran ejemplo para que todos los instructores tomen un respiro e intenten identificar cómo es su figura hacia los niños. Qué tipo de referentes son y qué esencia les concreta.

Antes de pedirle a tus jugadores que crean en sí mismos, cree tú en ellos”.

La instantánea de Matteo y Gabriele define el respeto por la vulnerabilidad y la sensibilidad de un niño. El saber sostener el malestar de ese pequeño de nueve años. Convertirlo en una motivación, en una despreocupación y en un feedback amoroso.

Fue algo maravilloso. Ese beso, esas palabras. Ese entrenador, con tanto tacto y delicadeza. Ese líder que hace brillar a los demás con su propia luz, que ha mostrado al mundo una de aquellas historias que se identifican con la auténtica verdad del deporte. Cuando una victoria, además de ser un triunfo, puede tocarte el alma.