FCBarcelona

All posts tagged FCBarcelona

Una manifestación, hashtags, niños llorando, la llamada del Presidente, la carta de una profesora, los paneles del tráfico o del transporte, una estatua en Buenos Aires, el mensaje de Lionel Richie, entre otros. Diferentes métodos unidos para crear una campaña que desea impulsar la vuelta de Leo Messi a la selección.

vez-debut-Hungria-agosto-Reuters_CLAIMA20150620_0058_28

www.clarin.com

Si nos remontamos en el tiempo… Tras su protagonismo en el Mundial Sub20, en el que fueron campeones, Messi debutó con la Absoluta de Argentina el 17 de Agosto de 2005. Los inicios fueron amargos en ese partido contra Hungría, en el que su debut fue tan corto que duró menos de un minuto debido a una expulsión. En la primera jugada en la que tocó el balón, el árbitro interpretó una agresión de Leo hacia Vanczák en un forcejeo con el cual buscaba desprenderse de la marca. Una acción arbitral demasiado severa e inafortunada que empañó aquella primera vez.

Los recuerdos de aquellos comienzos de Leo también aluden a su primera asistencia a Riquelme o su primer gol ante Croacia.

Al ser conovocado en el Mundial de 2006, Leo se convertía en el jugador más joven en participar en dicha competición.

Con participación en tres Mundiales, con eliminación en cuartos en 2006 y 2008, y logrando el subcampeonato en 2014. Cuatro Copa América, en las que terminaron subcampeones en todas menos en la de 2011, no logrando el pase a semis. Y unos Juegos Olímpicos, en Pekin 2008, dónde conseguiría la medalla de oro.

Recientemente, con el récord de máximo goleador de la selección, superando a Batistuta, con 55 tantos.

Una trayectoria acompañada por la comparativa y la presión de ser el sucesor de Maradona. Con el tiempo, apodándole también en muchas ocasiones como D10S, en consecuencia de ese mismo dorsal, de la coincidencia de clubes a los que han pertenecido y del protagonismo que adopta su juego.

Pero Messi no es como Maradona. Y quizás por ello, el Pibe de Oro metió la pata con los micrófonos abiertos con la perla de que Leo no tiene personalidad para ser líder. Cuando el líder no es solamente una cuestión de carácter propio, sino un saber hacer para que tu manada brille.

messimaradona

www.lavozdelbarcelona.com

Son dos genios del balón con una identidad totalmente distinta. Son dos épocas diversas, un fútbol diferente, con otros jugadores.

Diego es como un primer amor. Muchos dicen que ese es el que nunca se olvida. Y eso es lo que siente el que le compara. Está aferrado a ese pasado, al joven noviazgo. Ese Mundial tan inolvidable, que es el listón que cualquiera que venga, deberá superar.

Otros, que también nos hemos enamorado, pensamos que el tiempo nos acaba poniendo delante al verdadero amor. Y que el primero fue eso, tan sólo el primero y ni mucho menos el último ni el mejor.

Las olimpiadas en el fútbol no alcanzan el verdadero peso que conlleva una medalla.

La hinchada argentina, fanática y pasional sin límites, se desvive por los Mundiales y la Copa de su continente. Cuando hay partido, el país se para. Todo se mueve alrededor del evento. Los cuatro subcampeonatos de Mundial y Copa América saben a poco. No existe conformismo con un segundo lugar en mentes en las que sólo vale ganar. El resto nunca es suficiente.

Y de esa obstinación nace una crítica constante, que hacia Leo Messi, ha sido demasiado dura y cruel. Que no ha valorado su palmarés ni la dificultad de conseguir un título y cuánto hay que pelearlo. Que ha sido perseguido por esa comparativa con el Pelusa y obligado a ser una estrella tan brillante como lo es en el FCBarcelona.

Tenía sólo nueve años cuando ese médico le rompía el silencio hablando de fútbol y le prometió que sería más alto que Maradona. Todos los que le criticaron no apreciaron la valentía de ese niño que se inyectaba agujas a si mismo por perseguir un sueño, que hizo las maletas para irse lejos, y lograrlo.

Osaron mencionar que es un cobarde y un “cagón”. Y gritarle tantas veces “pecho frío”. Curiosamente, esa expresión que nació dirigida a los hinchas y que se ha trasladado al terreno de juego. El hincha, que hoy derrocha pasión por su equipo, y que a la misma vez no alienta, no empuja al equipo. Juzga sin benevolencia, reprocha y señala con el dedo.

No sienten la honra de tener a Leo y cuestionan su amor por la camiseta. Olvidan que rechazó la selección española, la del país de su club. Aquél que le ayudó y apostó por ese talento innato.

Él esperó su turno para cumplir el sueño de vestirse con la albiceleste y representar a su país, a sus raíces y orígenes.

Él, tan modesto y tímido. Busca pasar desapercibido y restar protagonismo a todo lo que hace pero cuando eres una estrella de tal calibre, cuando tienes cinco balones de oro en el bolsillo, resulta ser un imposible.

Del mismo modo, el penalti fallado por Messi en la final de la Copa América captó la atención del planeta. Todos los focos alumbraron esa incredulidad de ver el balón por las nubes. La rabia de ese momento tan doloroso, en el que saber que muchos otros grandes también fallaron, incluido Maradona, no es un consuelo. La frustración por no conseguirlo, una vez más.1466977603_402810_1467036719_noticia_fotograma

¡Qué difícil es lanzar desde los once metros en una final! Por mucha experiencia, los nervios te acompañan en los pasos hacia el punto de penal. El mundo está en silencio, pendiente. Y de ello depende poder ser campeón. Es una milésima de segundo, ese impacto de la bota que golpea el balón. La pelota tiene esa potestad de poder poner en pie a un país entero.

Un 10 está obligado a chutar, tenga el día o no. ¡Qué dirían de él si no lo hiciera!

Argentina perdió la Copa, pero perdió mucho más con las palabras de Leo. Con esas palabras heridas, llenas de resentimiento, anunciando un adiós con la absoluta.

Algo que no debería haber ocurrido con un jugador que a ojos de tantos, es el mejor del mundo, y que con 29, todavía tiene años para capitanear a su selección.

Leo lleva años saliendo a flote y naufragando en esa relación tóxica de amor-odio.

Por suerte no son todos y tampoco tantos. Sólo algunos pero que, como dijo su mujer Antonella, pesan.

Duele no ver reconocido el compromiso y el trabajo.

46843237.cached

www.depor.com

Los hinchas verdaderos son los que llevan en volandas a sus jugadores. Y todos ellos salieron a la palestra, acompañados de todos aquellos que valoran a alguien cuando ya se fue. Sea como sea, una gran marea empeñada en su vuelta y que seguro, ha logrado tocar su corazón.

Y aunque varias fuentes señalan que Leo volverá tras los amistosos, es el momento de reflexionar. De guardar respeto, de recapacitar. De hacer hincapié de que todo aficionado al fútbol, si deja a un lado rivalidades o fanatismos, sabe de la excelencia del argentino. De sentir que tener a Leo en la selección no puede ser otra cosa que un gran orgullo.

Un punto de inflexión para que el retorno de Leo abra un nuevo camino en el cual logre lo que tanto anhela: sentirse querido. Y no puede ser tan difícil cuando amar a Messi es tan sencillo.

Vuelve Lio, Rúsia te está esperando. Y todos nosotros, también.

Generalmente es complicado comparar jugadores. Cada uno tiene sus particularidades, que definirán sus características y lo que puede aportar a un equipo. No obstante, hay jugadores que se trabajan la temporada con tal efectividad que destacan por encima de otros. Y así, ha sucedido con Luis.

Ésta ha sido su Liga, en la que ha estado decisivo. Ha logrado romper ese binomio que venía precedido durante estos últimos seis años.

Es curioso que antes fuera también un uruguayo el que consiguiera el pichichi, Forlán.

De este modo, los titulares sobre el máximo goleador de la competición no han focalizado ni a Messi ni a Cristiano.

www.fcbarcelona.cat

www.fcbarcelona.cat

Lo ha hecho con una cifra de cuarenta goles, de los cuales sólo tres son desde los once metros que marca la pena máxima.

Esa cifra también le ha hecho alcanzar la Bota de Oro, premio que ya compartió con Cristiano recientemente, cuando representaba la delantera goleadora de los Reds, que estuvieron a punto de levantar la Premier League tras veinticuatro años.

Las estadísticas en Liga le describen además con 125 disparos, 16 asistencias y 677 pases ejecutados correctamente.

Quién iba a decirle que, tras el amargo episodio que enmarcó el mordisco a Chiellini, iba a vivir temporadas tan gloriosas, y ésta, con un papel tan protagonista.

Y me alegra. Porque debo reconocer que por aquel entonces quizás esa imagen suya no encajaba demasiado con los valores que predica el club azulgrana. Se equivocó, y mucho. Esa actitud, y alguna más que se dio en la Premier, le castigó colocándole un disfraz que dejaba en segundo plano el gran jugador que es.

www.thesun.co.uk

www.thesun.co.uk

La penitencia por el suceso del Mundial fue dura, quizás demasiado rigurosa. Tal vez la normativa de la sanción, que regulaba lo que se le permitía y lo que no, se excedió notablemente dejándole tan apartado.

Por suerte, no se desvaneció. Vino a la Liga a triunfar. Su fortaleza mantuvo intacto su espíritu y sus capacidades para volver a emplearlas en el campo.

Sí, una segunda oportunidad. Probablemente el tiempo, el arrepentimiento, sus apoyos y la felicidad de lo que está viviendo, le han ayudado a saber gestionar esa pasión e impulsos que le acompañan en cada contacto con el balón.

Al fin y al cabo, ese entusiasmo acelerado y a veces, incontrolable, forma parte de ese ímpetu por la consecución de logros.

Tiene que ver con esa esencia de luchador. Con esa anticipación y su inagotable insistencia desde el minuto uno hasta el último, independientemente del marcador. Siempre quiere más, nunca es suficiente ni baja los brazos. Pendiente con su mirada de como sube el balón por la banda para llegar en carrera, desmarcándose continuamente, frecuentando la zona del área pequeña, para empujarlo si la oportunidad decide presentarse.

Tiene que ver con su entrega. Con esa historia que relata el querer de dos adolescentes que se separan forzosamente. Suárez no buscaba ser un delantero mediático. Tan sólo se prometió que conseguiría jugar en Europa para estar cerca de Sofía, su gran pilar y su gran amor.

Esa dedicación tan personal que también trasciende en el terreno de juego, con tanta intensidad y persistencia.

www.fcbarcelona.cat

www.fcbarcelona.cat

Con una movilidad que engrandece el perímetro. El máximo aliado de asistentes, y el mayor hartazgo para quien le cubre y le persigue.

Una gran lista de virtudes que hacen honor a su presente, el que le detalla a día de hoy como el mejor nueve. Un respiro para el equipo azulgrana que, tras la despedida de Eto’o y con todas sus diferencias, vuelve a tener ese nueve de máximas garantías que encaja a la perfección en el equipo y en el juego.

Tras el hombre del mordisco, está Luis. Está todo su pasado, su presente y lo que le augura el futuro. Detrás de ese olfato goleador está todo el amor que representa su interior, esa figura protectora y tan familiar, y su apoyo a enfermedades como la PKU.

Espero que éste no sea su único año. Que siga lanzando esos tres besos para “Sofi”, “Delfi” y “Benja”, cada vez que el esférico cruce la línea de portería.

www.marca.com

www.marca.com

Que siga triunfando. Que el esfuerzo y tanta entrega siga premiándole con esos éxitos que hacen más grande al fútbol. Para que así ya nadie recuerde aquel veinticuatro de junio, sino que hablen de todas las grandezas de ese genio llamado Luis Suárez.

Ya hace cuatro años de uno de los pasillos más emotivos de la historia del fútbol. Pep Guardiola, abandonaba el Camp Nou entre sus jugadores y compañeros del cuerpo técnico. Tras el derbi, el vídeo, la música, el discurso y el manteo; el sonido de miles de aplausos acompañaban sus últimos pasos por el césped del templo azulgrana. 

Él, el artífice y genio del único equipo que ha conseguido seis títulos en una misma temporada, superando así cualquier precedente. El héroe que dio paso a un mágico fútbol, el príncipe azul que enamoró a seguidores y profesionales de todo el mundo.

www.sport.es

www.sport.es

El próximo billete le llevaba a Alemania para dirigir al Bayern de Múnich. Cogió los libros de la lengua germánica, y se puso de nuevo el uniforme para trabajar duro y como él decía, bien temprano. 

Heynckes no se lo dejó fácil. El listón subió, y mucho, tras conseguir ganar la Champions en una final alemana. Y de Pep, con la gran expectación que causó su fichaje, no se esperaba menos, sino más.

Así es el juicio, tendencial y poco objetivo. Exigente con quien alcanza un nivel por encima de todos los demás. No iba a perdonar a Guardiola que no alcanzara los mismos éxitos que el anterior entrenador.

Tres temporadas más tarde, volverá a abandonar un banquillo en busca de un nuevo desafío. Dejará un vestuario en el que ha alzado seis títulos, pudiendo ser siete con la oportunidad que tendrá de hacer el doblete en la final de la Copa Alemana frente al Dortmund. Haciendo historia con un Bayern que se ha convertido en el primer club en conseguir cuatro Bundesligas consecutivas, de las cuales ha presenciado tres. Sin embargo, no ha podido conseguir la guinda de su pastel, la Champions. La competición que se le ha resistido frente a un rival español en las tres ediciones que ha liderado al conjunto alemán.

www.marca.com

www.marca.com

Y a partir de aquí, se inicia una despedida un tanto amarga, unida a titulares y artículos que abren el debate del fracaso.

Esa línea delgada entre el éxito y el fracaso. Tan fina que nos ciega. No nos deja ver la grandeza y longitud de los logros. No reconoce esa mejora de juego, el perfeccionamiento de detalles, ni la mejor versión de jugadores. No considera esa larga posesión, la consecución de numerosos toques en el campo contrario, el ataque, la creatividad, la anticipación, el pressing y la perseverancia en éste, aunque genere gran desgaste físico. Que Neuer sea un jugador más con sus pies, o transformar en polivalentes a algunos jugadores que considera que tienen la capacidad de jugar en varias posiciones, y abandonar esa zona de confort por otra que le hará afinar sus virtudes. No honra todos esos avances técnicos y tácticos, ni todo ese trabajo psicológico que suscita compromiso y motivación a la plantilla.

Pep es la definición de un liderazgo y de una comunicación interna que ha ocasionado, a través de exigencia y reconocimiento, que el once salga al campo con la máxima concentración y la capacidad de brindar sus cualidades en conjunto. 

Todas aquellas letras y voces que reparten críticas enfundadas en mazazos se olvidan de que, más allá de la Champions, se encuentra el sello Guardiola. La huella que dibuja un fútbol de ensueño. Aquél que se termina los adjetivos calificativos y que escribe parte de la historia de este deporte tan inmenso. El que suena como un afinado violín, huele a aire de primavera, tiene un tacto de suave terciopelo y sabe a gloria. El fútbol que despierta los cinco sentidos.

www.dailymail.co.uk

www.dailymail.co.uk

Por encima del palmarés, es importante visualizar el legado de un trabajo. Ese bagaje de gran valor que Pep deposita a sus discípulos.

No es justo hablar de fracaso ante un hombre que es capaz de trasladar maravillas a la unión del jugador con el esférico. A uno de los referentes que ha dado un máximo nivel. No es equitativo quitarle mérito a los títulos logrados porque el más grande se resistió a abrazarle.

En el fútbol, a veces se gana y otras se pierde, pero siempre nos enseña algo.

Que le dejen brindar con cerveza. Tranquilo, satisfecho por todo lo cosechado, que no es poco.

Ya ha reservado su nueva tarjeta de embarque. El próximo destino le lleva a la Premier League, donde seguro, seguiremos disfrutando del estilo que le distingue, que reinventa y fortalece.

Quizás la suerte se ponga de su lado en este nuevo club y logre lo que no pudo con el Bayern. Y además, haciendo historia. Quizás. El fútbol se lo debe. 

www.fcbarcelona.es

www.fcbarcelona.es

Le deseo toda la suerte del mundo en este nuevo viaje. No podría ser de otra forma. Aunque no consiga todos sus propósitos, sigue regalándonos todo aquello que le define y caracteriza como uno de los mejores entrenadores.

Recuerdo ese 5 de mayo, cuando se despidió del Camp Nou. La última vez que le vi allí. Entonó emocionado las palabras que finalizaban una trayectoria: “A mi no me perderéis nunca”. Y cumplió su promesa. Nunca le perdimos, porque a través de su magistral fútbol, sigue con todos nosotros. Danke Pep!

Bautizada como la MSN, la delantera del FcBarcelona se ha convertido en el tridente más efectivo y mediático de la temporada. Se encuentra en un momento glorioso, que tras el regreso de Leo Messi sigue siendo tan participativa y vigorosa por las tres partes.

De hecho, eran muchas las mentes que visualizaban al trío culé como finalistas del Balón de Oro. Pero Luis Suárez cayó del podio tras arrebatarle la posición Cristiano Ronaldo. Las cifras de pichichi de la Liga, convertirse en el máximo goleador del Real Madrid, y los rasgos que le definen como jugador, han tenido más peso que la primera temporada que realizó el uruguayo, que aún empezando más tarde por la sanción que le impuso la FIFA en el Mundial de Brasil, generó un papel esencial para la consecución del segundo triplete de la historia del Barcelona.

TRIO-MSNLas virtudes de estos tres jugadores son más que evidentes. Messi parece de otro planeta, escribiendo la historia de un fútbol que tantas veces nos ha dejado con la boca abierta. Es, en mi opinión y con clara evidencia, el mejor jugador del mundo. Con una naturaleza futbolística que le diferencia del resto. Con cualidades que le hacen ser tan completo como su regate, su movilidad, su definición o su impactante rapidez con el balón, entre otras.

Neymar destaca por su magia brasileña, por ese toque de calidad con el que coloca la guinda del pastel, creando sus hazañas con el esférico integrando ese valor de belleza, o por su resolución en los espacios reducidos.

Y Suárez es un claro ejemplo de actitud luchadora, de esfuerzo y continúa concentración. Con olfato goleador, generosidad para ceder tantos y movilidad que genera espacios.

Pero aún siendo tan alto el nivel y lo que aporta cada uno, es tan sólo la base del éxito que genera esta delantera. Hay una clave, que hace que todos sus atributos sean todavía más efectivos: la relación entre ellos.

Hay quienes no apostaban que la llegada de Neymar Jr y Luis Suárez diera paso a esta relación de respeto, admiración y, por conclusión, de gran trabajo conjunto.

203280Tres estrellas consolidadas, cada una a su nivel y en su territorio. Neymar, no sólo era la estrella del Santos F.C., sino un jugador reconocido e idolatrado en Brasil, con esa particular adoración que representa la afición brasileña. Un chico con un carácter muy distinto al de Leo, que aunque bajara su cresta al aterrizar a Barcelona, vestía un look vinculado a su atrevida personalidad. Con esos toques de niñez a pesar de ser padre. Esa sonrisa traviesa, esa creencia religiosa, ese carisma y esa imagen que circula en las redes sociales cantando o bailando.

Menos extrovertido llegaba un Luis Suárez arrastrando la sanción que le impuso la FIFA tras morder a Chiellini en el Mundial. Una acción que reiteró, habiendo mordido anteriormente a Bakkal e Ivanovic. Una imagen negativa que circulaba de modo global y que se asemejaba poco con los valores del club. Un jugador que empezó a clasificarse como agresivo por su impulso y respuesta emocional en situaciones a las que se encuentra a muchas revoluciones. El astro del Liverpool, que a pesar de sus vivencias negativas por las sanciones, fue el mejor jugador de la Premier League, que sedució a Anfield y que les hizo tocar una liga con la punta de los dedos 24 años después, que finalmente no pudo ser.

Entonces, ¿Cómo tres figuras tan grandes y dispares a la vez podrían asociarse tan positivamente? ¿Cómo encajarían Neymar y Suárez en un vestuario dónde el liderazgo de Messi en el campo es tan fundamental? Es conocido que cuando grandes talentos se fusionan pueden chocar fácilmente por esa competitividad. No es fácil que un jugador de tal calibre pueda acatar la superioridad de otro, o que sea capaz de verse al mismo nivel aceptando el rol que corresponde a cada uno. Y no sólo en lo que la adaptación al campo se refiere, sino también y más importante, fuera de él.

leo-messi-es-dificil-que-haya-un-tridente-mejor-que-la-msnPero los tres mosqueteros lo han conseguido. Y no es por otra razón más importante que la que descifró Piqué y que está expuesta a nuestros ojos en cada partido. No tienen ego. Y aunque sí deben tenerlo como instancia psíquica del reconocimiento a la propia identidad, no es usado como exceso de uno mismo. No tratan de pasar uno por encima del otro sino que se acompañan entre ellos. La amistad que crece fuera de los terrenos de juego se refleja en el área rival. Con resultados, con goles, con asistencias, con ese entendimiento por encontrar al otro en el lugar adecuado. Con esos gestos que dicen tanto de todo esto. Con ese penalti que Leo cedió a Neymar en plena lucha por el pichichi, agradeciendo el gol que le había regalado el brasileño. Así como recientemente sucedió ante la Roma, o como lo hizo Neymar con Suárez ante el Villarreal. Con esas señas de un código que ellos tres interpretan, y que está regalando a la afición un fútbol que causa efecto y seduce.

Éstas son las historias de vestuario que deleitan a los verdaderos amantes de este deporte. Porque tras los millones, los escándalos de instituciones, las demandas de hacienda, las diferencias de presupuestos y salarios, entre otros, al menos debe seguir respirando la esencia y el sentido del fútbol. Que tres magos del balón sepan conducir el esférico, crear el espacio de continuidad, salir de la línea del fuera de juego, recibir, crear el regate y colarla entre los tres palos. Y que sepan hacerlo de esta manera tan brillante, la de hacerlo conjuntamente, la que refleja la sociedad de tres protagonistas que juegan con un mismo papel, la que muestra el juego asociativo y la realidad de que el fútbol es un deporte colectivo, donde a parte de saber jugar hay que saber hacer equipo.