CD Aviación

All posts tagged CD Aviación

carrascoaciacionpresi0El CD Aviación se enfrentó esta pasada semana al momento más duro de su historia. Este club, que fue creado en 1970, ha visto como el estadio Pedro Vives, del barrio de Las Águilas de Madrid, fue derribado el pasado martes.

A pesar de las protestas y de las más de 2.000 firmas recogidas, no se pudo impedir la orden del Ayuntamiento, que decidió tumbar tantos años de historia deportiva y social para la creación de bloques de pisos, según afirman algunas fuentes.

Hace años que el CD Aviación y el Ayuntamiento se encuentran ante un litigio judicial por la propiedad del Pedro Vives. Consta que hace más de una década que el terreno pasó a ser municipal y que el Ayuntamiento indica haber ejecutado la recuperación de su posesión. El club insiste que ha presentado un escrito del 20 de mayo de 1964 para reclamar la potestad del terreno, mientras el bando contrario define ese documento como un acto de benevolencia, que es revocado. Una batalla que no parece aclarada, pero de la que ha salido cojeando el club al encontrarse sin un recambio como estadio.

Sea como sea en cuestiones de legislación, quisiera hacer hincapié en la pérdida que han sufrido todos los niños de diferentes categorías, que entrenaban y jugaban en ese campo de arena, incluyendo además el equipo femenino y el masculino de primera regional.

El pasado martes fue un día lluvioso en las calles que concurren entre Carabanchel y Cuatro Vientos. El recinto fue acordonado con una orden de desahucio y derribo. En el Pedro Vives desalojaban sus pertenencias; trofeos que definen más de 40 años de historia, sacados a la calle en carritos de la compra. Imágenes emotivas, lágrimas y palabras que hablan de injusticia, y un presidente desolado.

Todas las personas vinculadas al sentimiento de este club unieron fuerza ante las máquinas excavadoras, pero nada pudo detener la demolición de aquel campo que sigue guardando tantos recuerdos entre sus escombros. Un humilde campo de arena que ha bastado para formar a tantos jugadores a nivel futbolístico y personal. Porque en esos clubes pequeños y modestos se crea un vínculo deportivo y social que aporta muchos valores a niños y jóvenes.

grua

La familia del “Avi”, que así es como le llaman, se encontró de repente sin instalación donde entrenar y jugar a vista de la jornada que se celebró este pasado fin de semana.

Algunos medios de comunicación ofrecieron imágenes de adolescentes que acudieron al Parque de Las Cruces la misma noche del derribo para entrenar; manchando sus botas de barro y haciendo rodar el balón entre charcos. Sin vestuario, cambiándose al aire libre. En precarias condiciones, pero con la pasión hacia el esférico por delante de todo. Y me alegra personalmente ese espíritu de lucha. Que la circunstancia haga crecer aún más esas ganas por hacer deporte, y que el CD Aviación se sustente por el amor de cuantos lo componen, hasta encontrar soluciones efectivas, venciendo a la incertidumbre.

En esta última jornada, las diferentes categorías del “Avi” han podido celebrar sus partidos como locales y sus entrenos en los campos que les han sido cedidos. Incluso el Rayo Vallecano y la Federación de Fútbol de Madrid se ofrecieron a conceder sus instalaciones, mientras el club encuentra la medida para remediar la carencia que ahora dispone.

B2KpkGsCcAATkwR

Aunque se esté trabajando para que el Ayuntamiento remodele el Parque de Las Cruces y así cumpla los requisitos para que pueda ser el nuevo terreno de juego del “Avi”, pese a que los próximos partidos locales estén cubiertos con los campos ya asignados y se siga luchando por el proceso legal en torno a la demolición, es evidente que el CD Aviación ha sufrido un mal irrevocable y repentino. Los que aseguran ser propietarios de una superficie que ha sido el hogar de tantos pequeños y grandes futbolistas, parece que han pasado por alto la importancia y el bien que crea el deporte en nuestra sociedad. Los beneficios físicos y psíquicos, la labor de la separación de las personas ante el vandalismo, la delincuencia o las drogas, el crecimiento personal, el cúmulo de valores que pueden responder a necesidades afectivas, o la misión por la integración e igualdad, entre otros cometidos. No olvidemos que todos los éxitos deportivos que pueden celebrarse hoy nacieron del deporte base.

La ciudadanía no puede estar abandonada de estas labores necesarias que crean una mejor sociedad. Y así mismo, el corazón de alguien que ama el fútbol y el deporte como lo hago yo, no puede evitar sentir esa empatía con toda la familia del CD Aviación. Todos aportamos nuestro granito de arena, aunque sea para hacer eco y difusión de lo ocurrido, y que las personas ganemos más fuerza, esa que nos merecemos.

Por suerte, siempre hay elementos que no pueden ser arrebatados.  Y mientras se dé un paseo por el barrio de las Águilas, aunque se haya dicho que ahora le falte un pulmón, se podrá seguir respirando en el recuerdo los gritos del domingo a la hora del partido, y las imágenes, que incluso en blanco y negro observaran de nuevo algunas memorias, con el viento que levantaba su arena o el sol que iluminaba aquel balón que cruzaba la línea de portería. Sin perder las historias sucedidas entre esas paredes ni las alas de su escudo, que deseo, sigan volando, y muy lejos.