Presentación

Decir que te apasionan los valores deportivos puede ser a día de hoy algo complejo. Porque en el deporte, como en tantas otras cosas, hay elementos que no se gestionan bien o que no cumplen un código que a todos nos gustaría. De todos modos, aunque el siglo XXI y su ritmo frenético generen cambios que se acerquen más o menos a nuestro agrado, hay motivos y razones por las que seguir creyendo en el deporte, en su esencia y su fundamento, para seguir pensando en él como forma de vida, como visión y acercamiento al mundo.

Si habláramos del origen del deporte, deberíamos remontarnos a siglos pasados, a miles de años A.C., donde las primeras civilizaciones lo practicaban con juegos, luchas o carreras, entre otros.

Su evolución ha dado pasos gigantescos hasta traernos al deporte tal y como hoy lo conocemos.  Ha traspasado fronteras y ha sido el arma pacífica de uniones que podían parecer más antiguamente como impensables.

K. Kendall / Foter / Creative Commons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)
K. Kendall / Foter / Creative Commons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

El deporte ha sido un apoyo a la paz a través de “La tregua olímpica”,  su implicación por el fin del apartheid, o el canal para nuevas comunicaciones entre países con conflictos políticos. Así como el manifiesto de la mujer por una igualdad, que en su participación y reconocimiento, lamentablemente todavía no se ha logrado de manera total y efectiva.

Mención especial para Nelson Mandela, un hombre que nos dejó un legado de alianza, armonía y concordia. Una figura universal que venció al racismo, que fue rebelde, prisionero y presidente; y que hizo de su funeral un acto festivo que celebró su vida y sus logros en ella.

Mandela también apostó por ello, quién a través del rugby consiguió unificar a Sudáfrica, demostrando el poder del deporte para unir a las personas.

Sus valores personales y sociales, así como los estudios que acreditan las ventajas que aportan la práctica de la actividad física, son bases que no se modificarán aunque los años pasen y el tiempo se modernice. En la actualidad, el incremento de las cantidades económicas que barajan algunos deportes, el dopaje y las pésimas imágenes o letras que pueden reflejar una rivalidad mal cuestionada, son algunos de los aspectos que ensucian la imagen del deporte y que nos hace olvidar todos los logros mencionados. Si admiras o admiraste el deporte, es importante seguir aferrado a todo lo que haya podido alcanzar.

Por eso, siempre, la deportividad, la igualdad, la humildad, la perseverancia, la competitividad, la convivencia, la cooperación, el respeto, el trabajo en equipo, el compañerismo, el juego limpio, el sacrificio, y el esfuerzo nos llevará hacia el reto, la disciplina, el logro, la recompensa, el reconocimiento y el éxito.

Esta reflexión es la que me acerca a seguir sintiéndome una apasionada del deporte tal y como lo observo, y a escribir este blog, el cual espero que nos una como el deporte ha unido tantas cosas…