Rescato una de esas historias que me apasionan. Sucedió en Ialia, en un derbi de Minibasket de la provincia de Pisa que enfrentó a la Juve Pontedera y Basket Calcinaia.

El partido estaba de lo más ajustado. A falta de 10 segundos, el marcador empatado a 51. El tiempo se paró, Gabrielle había recibido un golpe y la falta le otorgó dos tiros libres.

Lanzó el primero y lo falló. El murmullo de las gradas inquietó al pequeño, que tras esa incomodidad, derramó una lágrima por su mejilla. Matteo Bruni, su entrenador, vio esa reacción en su pequeño pupilo. Se acercó y acompañándolo de un beso, le susurró: “Confío en ti, tengo confianza en ti. Respira y estate tranquilo”.

Gabrielle tiró de nuevo y la pelota se deslizó por el interior del aro. Había dado la victoria a su equipo y, sobretodo, se había hecho protagonista de una historia que, unida a esa entrañable imagen capturada, ha dado la vuelta al mundo, se ha hecho viral y ha emocionado a miles de personas.

www.usab.com

www.usab.com

La competición infantil va acompañada del crecimiento, de todas esas etapas de desarrollo y de la gestión de las emociones. Aprender a perder, a fallar, a cometer errores. Aceptar la frustración. Saber ganar con honor, con elegancia, con respeto hacia el rival. Tareas de aprendizaje que debe liderar un entrenador, que a parte de poseer conocimientos técnicos y tácticos, es fundamental que tenga esa vocación para trabajar con los pequeños y transmita los valores del deporte.

El papel del entrenador infantil, y evidentemente el de los padres, frente a la competitividad, es meramente importante. No hay que confundir el esfuerzo, la perseverancia o la ambición con la obligación y la tensión. Que la consecución de logros esté acompañada siempre de un enfoque saludable.

Elegir un método acorde a las edades, que beneficie la evolución y produzca ese bienestar en la práctica.

Es sustancial que los niños se diviertan a través de la práctica de un deporte. Que capten ese repertorio de elementos positivos que no sólo les formará y les hará mejores en su progresión deportiva, sino que también se transformarán en hábitos de vida para su futuro. Que crean que por encima de todos esos gestos que no dan ejemplo por el televisor, ellos pueden hacerlo de una manera más sana.

El tópico “Lo importante es participar” tiene una realidad: el honor de la derrota. Motivar de un modo equilibrado para que las victorias y las derrotas cobren el sentido que deben.

www.bizkaiabasket.biz

www.bizkaiabasket.biz

El deporte de equipo crea una familia. Un grupo de personas con diferentes personalidades y distintas formas de sentir que se consagran hacia una misma meta. Se establece una tribu que actúa bajo un mismo lema.

Lo conduce un día a día que reúne una cantidad de horas de entreno, de charlas de vestuario, de esos nervios antes de un encuentro, de celebraciones y consuelos. De situaciones que comparten entre ellos y del esfuerzo por permanecer en la línea de la implicación y superación.

¡Cuántas veces habrás oído en un partido de cualquier disciplina deportiva comentarios inapropiados desde los asientos de espectadores! En muchas ocasiones, los propios padres olvidan que son niños, que el ejemplo que están dando a sus hijos es el más inadecuado.

Hemos visto casos de agresiones de la mano de padres hacia árbitros, entrenadores e incluso jugadores del equipo rival. Estos graves errores pesan en los más pequeños y pueden proporcionar rasgos negativos en sus actuaciones.

www.buzz.eurosport.es

www.buzz.eurosport.es

Matteo Bruni es un gran ejemplo para que todos los instructores tomen un respiro e intenten identificar cómo es su figura hacia los niños. Qué tipo de referentes son y qué esencia les concreta.

Antes de pedirle a tus jugadores que crean en sí mismos, cree tú en ellos”.

La instantánea de Matteo y Gabriele define el respeto por la vulnerabilidad y la sensibilidad de un niño. El saber sostener el malestar de ese pequeño de nueve años. Convertirlo en una motivación, en una despreocupación y en un feedback amoroso.

Fue algo maravilloso. Ese beso, esas palabras. Ese entrenador, con tanto tacto y delicadeza. Ese líder que hace brillar a los demás con su propia luz, que ha mostrado al mundo una de aquellas historias que se identifican con la auténtica verdad del deporte. Cuando una victoria, además de ser un triunfo, puede tocarte el alma.

Una manifestación, hashtags, niños llorando, la llamada del Presidente, la carta de una profesora, los paneles del tráfico o del transporte, una estatua en Buenos Aires, el mensaje de Lionel Richie, entre otros. Diferentes métodos unidos para crear una campaña que desea impulsar la vuelta de Leo Messi a la selección.

vez-debut-Hungria-agosto-Reuters_CLAIMA20150620_0058_28

www.clarin.com

Si nos remontamos en el tiempo… Tras su protagonismo en el Mundial Sub20, en el que fueron campeones, Messi debutó con la Absoluta de Argentina el 17 de Agosto de 2005. Los inicios fueron amargos en ese partido contra Hungría, en el que su debut fue tan corto que duró menos de un minuto debido a una expulsión. En la primera jugada en la que tocó el balón, el árbitro interpretó una agresión de Leo hacia Vanczák en un forcejeo con el cual buscaba desprenderse de la marca. Una acción arbitral demasiado severa e inafortunada que empañó aquella primera vez.

Los recuerdos de aquellos comienzos de Leo también aluden a su primera asistencia a Riquelme o su primer gol ante Croacia.

Al ser conovocado en el Mundial de 2006, Leo se convertía en el jugador más joven en participar en dicha competición.

Con participación en tres Mundiales, con eliminación en cuartos en 2006 y 2008, y logrando el subcampeonato en 2014. Cuatro Copa América, en las que terminaron subcampeones en todas menos en la de 2011, no logrando el pase a semis. Y unos Juegos Olímpicos, en Pekin 2008, dónde conseguiría la medalla de oro.

Recientemente, con el récord de máximo goleador de la selección, superando a Batistuta, con 55 tantos.

Una trayectoria acompañada por la comparativa y la presión de ser el sucesor de Maradona. Con el tiempo, apodándole también en muchas ocasiones como D10S, en consecuencia de ese mismo dorsal, de la coincidencia de clubes a los que han pertenecido y del protagonismo que adopta su juego.

Pero Messi no es como Maradona. Y quizás por ello, el Pibe de Oro metió la pata con los micrófonos abiertos con la perla de que Leo no tiene personalidad para ser líder. Cuando el líder no es solamente una cuestión de carácter propio, sino un saber hacer para que tu manada brille.

messimaradona

www.lavozdelbarcelona.com

Son dos genios del balón con una identidad totalmente distinta. Son dos épocas diversas, un fútbol diferente, con otros jugadores.

Diego es como un primer amor. Muchos dicen que ese es el que nunca se olvida. Y eso es lo que siente el que le compara. Está aferrado a ese pasado, al joven noviazgo. Ese Mundial tan inolvidable, que es el listón que cualquiera que venga, deberá superar.

Otros, que también nos hemos enamorado, pensamos que el tiempo nos acaba poniendo delante al verdadero amor. Y que el primero fue eso, tan sólo el primero y ni mucho menos el último ni el mejor.

Las olimpiadas en el fútbol no alcanzan el verdadero peso que conlleva una medalla.

La hinchada argentina, fanática y pasional sin límites, se desvive por los Mundiales y la Copa de su continente. Cuando hay partido, el país se para. Todo se mueve alrededor del evento. Los cuatro subcampeonatos de Mundial y Copa América saben a poco. No existe conformismo con un segundo lugar en mentes en las que sólo vale ganar. El resto nunca es suficiente.

Y de esa obstinación nace una crítica constante, que hacia Leo Messi, ha sido demasiado dura y cruel. Que no ha valorado su palmarés ni la dificultad de conseguir un título y cuánto hay que pelearlo. Que ha sido perseguido por esa comparativa con el Pelusa y obligado a ser una estrella tan brillante como lo es en el FCBarcelona.

Tenía sólo nueve años cuando ese médico le rompía el silencio hablando de fútbol y le prometió que sería más alto que Maradona. Todos los que le criticaron no apreciaron la valentía de ese niño que se inyectaba agujas a si mismo por perseguir un sueño, que hizo las maletas para irse lejos, y lograrlo.

Osaron mencionar que es un cobarde y un “cagón”. Y gritarle tantas veces “pecho frío”. Curiosamente, esa expresión que nació dirigida a los hinchas y que se ha trasladado al terreno de juego. El hincha, que hoy derrocha pasión por su equipo, y que a la misma vez no alienta, no empuja al equipo. Juzga sin benevolencia, reprocha y señala con el dedo.

No sienten la honra de tener a Leo y cuestionan su amor por la camiseta. Olvidan que rechazó la selección española, la del país de su club. Aquél que le ayudó y apostó por ese talento innato.

Él esperó su turno para cumplir el sueño de vestirse con la albiceleste y representar a su país, a sus raíces y orígenes.

Él, tan modesto y tímido. Busca pasar desapercibido y restar protagonismo a todo lo que hace pero cuando eres una estrella de tal calibre, cuando tienes cinco balones de oro en el bolsillo, resulta ser un imposible.

Del mismo modo, el penalti fallado por Messi en la final de la Copa América captó la atención del planeta. Todos los focos alumbraron esa incredulidad de ver el balón por las nubes. La rabia de ese momento tan doloroso, en el que saber que muchos otros grandes también fallaron, incluido Maradona, no es un consuelo. La frustración por no conseguirlo, una vez más.1466977603_402810_1467036719_noticia_fotograma

¡Qué difícil es lanzar desde los once metros en una final! Por mucha experiencia, los nervios te acompañan en los pasos hacia el punto de penal. El mundo está en silencio, pendiente. Y de ello depende poder ser campeón. Es una milésima de segundo, ese impacto de la bota que golpea el balón. La pelota tiene esa potestad de poder poner en pie a un país entero.

Un 10 está obligado a chutar, tenga el día o no. ¡Qué dirían de él si no lo hiciera!

Argentina perdió la Copa, pero perdió mucho más con las palabras de Leo. Con esas palabras heridas, llenas de resentimiento, anunciando un adiós con la absoluta.

Algo que no debería haber ocurrido con un jugador que a ojos de tantos, es el mejor del mundo, y que con 29, todavía tiene años para capitanear a su selección.

Leo lleva años saliendo a flote y naufragando en esa relación tóxica de amor-odio.

Por suerte no son todos y tampoco tantos. Sólo algunos pero que, como dijo su mujer Antonella, pesan.

Duele no ver reconocido el compromiso y el trabajo.

46843237.cached

www.depor.com

Los hinchas verdaderos son los que llevan en volandas a sus jugadores. Y todos ellos salieron a la palestra, acompañados de todos aquellos que valoran a alguien cuando ya se fue. Sea como sea, una gran marea empeñada en su vuelta y que seguro, ha logrado tocar su corazón.

Y aunque varias fuentes señalan que Leo volverá tras los amistosos, es el momento de reflexionar. De guardar respeto, de recapacitar. De hacer hincapié de que todo aficionado al fútbol, si deja a un lado rivalidades o fanatismos, sabe de la excelencia del argentino. De sentir que tener a Leo en la selección no puede ser otra cosa que un gran orgullo.

Un punto de inflexión para que el retorno de Leo abra un nuevo camino en el cual logre lo que tanto anhela: sentirse querido. Y no puede ser tan difícil cuando amar a Messi es tan sencillo.

Vuelve Lio, Rúsia te está esperando. Y todos nosotros, también.

Viernes 3 de junio, cinco de la tarde. Espero en la consulta del médico. Mientras espero mi turno, entro en Twitter. No he visto los entrenamientos libres y desconozco que Luis Salom ha sufrido un grave accidente. Cuando veo las imágenes, y que ha debido ser evacuado, no tengo buenas sensaciones. Me quedo preocupada.

A las 17:20h hay una rueda de prensa convocada para dar a conocer su estado de salud.

Cuando salgo, actualizo la red social, temblorosa. Los malos presagios se confirman, Luis ya no está con nosotros.

En shock, impactada. Sin entender por qué ha ocurrido esto, causándome tanto dolor el tamaño de la injusticia.

Cerca de la consulta me esperan mi marido y mi hija. Cuando veo a Martina, la recojo entre mis brazos con fuerza. Cerrando los ojos. Con su mejilla junto a la mía, abrazadas.

No puedo dejar de pensar en María, su madre.

Le cuento a Óscar lo ocurrido. Los dos, apasionados del motociclismo, no podemos articular palabra. Nos echamos las manos a la cabeza una y otra vez.

Me costó una barbaridad y tiempo compartir esa publicación. Escribir esas cuatro frases que dicen tanto, que explican a través de unas pocas letras algo de tanta relevancia.

www.codigonuevo.com

www.codigonuevo.com

Y sigo sin poder quitarme a María de mi cabeza. Sin dejar de empatizar con esa angustia, ese desgarro, esa parte de su vida que le han arrebatado.

Como madre, recién aterrizada en la maternidad, imagino ese vacío. Pienso en ese vientre que ha formado a un campeón. En esas noches de llanto, en ese amor inmenso e indescriptible que nace con la llegada de un hijo. Ese vínculo incomparable. En ese afán de protección. En esas imágenes que hemos visto por el televisor de una mamá sufridora y orgullosa.

Luis rechazó volar en business class, para elegir la opción de turista más un acompañante, y así llevarse a su madre a todos los GP.

Maria Antonia, junto a la madre de Romano Fenati, son las dos mujeres que recorren casi todos los continentes del planeta para acompañar a sus hijos en todas las carreras.

Ella, el gran amor de Luis, tan respetuosa que confió en su pasión y en contra de sus propios deseos, le acompañó y apoyó para alcanzar un sueño. Tatuada en su piel. Fiel compañera y cómplice en todos los logros y errores. Mirando al podio cada vez que Luis subía en él, con esa sonrisa que le caracteriza. Masajes, el cuidado de los monos, curas, mimos y mil y una conversaciones. El feedback perfecto. Las palabras justas o el silencio adecuado en cada momento. Un feeling tan palpable a los ojos del mundo entero. Esa madre que decide escoltar y sostener a un hijo que aspira ser piloto de motos, aunque no sea lo que ella quiera.

Su valentía, sus impulsos, su fuerza, su vitalidad y ese espíritu luchador le hicieron convertirse en lo que tanto anheló.

Con tan sólo dos años subió por primera vez en una moto, que llevaba dos ruedas traseras.

Empezó a competir a los ocho años. En 2007 participó en la primera Red Bull Rookies Cup. Debutó en el Mundial de 125 en 2009.

Su primera victoria llegó en Indianapolis en 2012. Año en el que terminaría segundo de la general.

Su gran año fue 2013, en el que se le escapó el campeonato en la última carrera. Era el favorito, pero la fortuna no estuvo de su lado, y a diez vueltas del final, una caída le apartó de sus posibilidades. Fue aquel año en el que nos regaló esa preciosa imagen con Rins, tras la carrera en Valencia. Dos rivales que perdieron el Mundial en la última prueba y que se fundieron en un abrazo, que explica tanto lo que hay detrás de cada trazado.

En 2014 dió el salto a Moto2 y fue Rookie del año. 2015 fue un año complicado en el que finalizó decimotercero.

Actualmente corría en el SAG Team y se situaba undécimo en la general.

118 participaciones en GP, nueve victorias, veintidós podios y cuatro pole position.

www.elmundo.es

www.elmundo.es

El Mexicano, que así se apodaba por el nombre del caballo del hermano de su manager, Marco Rodrigo, era un piloto valiente. Un chico divertido. Con esa templanza que le mostraba tan concentrado y disciplinado en su trabajo. 24 años tras ese particular lunar, sus catorce tatuajes, ese aire travieso y su preciosa sonrisa. Una persona creyente que repetía una y otra vez su ritual para ser protegido, y que frecuentaba el monasterio de Lluc para rezar.

Ya no podremos ver más a Luis encima de la moto. No estará en Assen, la catedral del motociclismo. No estará en las vidas de un lazo familiar tan manifiesto. Ni en todas las de aquellos que están presentes en el asfalto o desde la distancia de las pantallas. Equipo, compañeros, aficionados y medios de comunicación. De todas aquellas personas que han llorado un adiós tan terrible y que golpea tan duro.

Sigo pensando en Maria. En esa familia. En su padre Jaime. En Toñi, la hermana mayor que justo está creando una nueva vida. En Jaume, el pequeño de los tres, que es otro gran guerrero que sufre parálisis cerebral. En su abuelo Toni, que dirige esa tienda de motos de la que nace esa tradición motera familiar. Y en tantos más…

www.deportes.elpais.com

www.deportes.elpais.com

Con Luis, se ha ido una parte del motociclismo. Un trozo de su historia. Se ha ido un ángel que ha sido capaz de llevar la paz hasta el parque cerrado, para apagar guerras como la de Rossi y Márquez. Un piloto que ha subido un cajón más alto que los tres que forman el podio de cada domingo. Aquél que está demasiado arriba, muy por encima de nuestros ojos pero tan cerca de nuestro sentir. En aquel lugar al que no podemos llegar. Allí donde estés, te abrazo fuerte, Mexicano.

Nos queda esa película que muestra imágenes haciendo alusión a lo que tanto amaste. Lo que verdaderamente es infinito, tu recuerdo. Y ese sentimiento que te refleja en nuestros corazones. En el que podrás quedarte, con todos nosotros, para siempre.

Generalmente es complicado comparar jugadores. Cada uno tiene sus particularidades, que definirán sus características y lo que puede aportar a un equipo. No obstante, hay jugadores que se trabajan la temporada con tal efectividad que destacan por encima de otros. Y así, ha sucedido con Luis.

Ésta ha sido su Liga, en la que ha estado decisivo. Ha logrado romper ese binomio que venía precedido durante estos últimos seis años.

Es curioso que antes fuera también un uruguayo el que consiguiera el pichichi, Forlán.

De este modo, los titulares sobre el máximo goleador de la competición no han focalizado ni a Messi ni a Cristiano.

www.fcbarcelona.cat

www.fcbarcelona.cat

Lo ha hecho con una cifra de cuarenta goles, de los cuales sólo tres son desde los once metros que marca la pena máxima.

Esa cifra también le ha hecho alcanzar la Bota de Oro, premio que ya compartió con Cristiano recientemente, cuando representaba la delantera goleadora de los Reds, que estuvieron a punto de levantar la Premier League tras veinticuatro años.

Las estadísticas en Liga le describen además con 125 disparos, 16 asistencias y 677 pases ejecutados correctamente.

Quién iba a decirle que, tras el amargo episodio que enmarcó el mordisco a Chiellini, iba a vivir temporadas tan gloriosas, y ésta, con un papel tan protagonista.

Y me alegra. Porque debo reconocer que por aquel entonces quizás esa imagen suya no encajaba demasiado con los valores que predica el club azulgrana. Se equivocó, y mucho. Esa actitud, y alguna más que se dio en la Premier, le castigó colocándole un disfraz que dejaba en segundo plano el gran jugador que es.

www.thesun.co.uk

www.thesun.co.uk

La penitencia por el suceso del Mundial fue dura, quizás demasiado rigurosa. Tal vez la normativa de la sanción, que regulaba lo que se le permitía y lo que no, se excedió notablemente dejándole tan apartado.

Por suerte, no se desvaneció. Vino a la Liga a triunfar. Su fortaleza mantuvo intacto su espíritu y sus capacidades para volver a emplearlas en el campo.

Sí, una segunda oportunidad. Probablemente el tiempo, el arrepentimiento, sus apoyos y la felicidad de lo que está viviendo, le han ayudado a saber gestionar esa pasión e impulsos que le acompañan en cada contacto con el balón.

Al fin y al cabo, ese entusiasmo acelerado y a veces, incontrolable, forma parte de ese ímpetu por la consecución de logros.

Tiene que ver con esa esencia de luchador. Con esa anticipación y su inagotable insistencia desde el minuto uno hasta el último, independientemente del marcador. Siempre quiere más, nunca es suficiente ni baja los brazos. Pendiente con su mirada de como sube el balón por la banda para llegar en carrera, desmarcándose continuamente, frecuentando la zona del área pequeña, para empujarlo si la oportunidad decide presentarse.

Tiene que ver con su entrega. Con esa historia que relata el querer de dos adolescentes que se separan forzosamente. Suárez no buscaba ser un delantero mediático. Tan sólo se prometió que conseguiría jugar en Europa para estar cerca de Sofía, su gran pilar y su gran amor.

Esa dedicación tan personal que también trasciende en el terreno de juego, con tanta intensidad y persistencia.

www.fcbarcelona.cat

www.fcbarcelona.cat

Con una movilidad que engrandece el perímetro. El máximo aliado de asistentes, y el mayor hartazgo para quien le cubre y le persigue.

Una gran lista de virtudes que hacen honor a su presente, el que le detalla a día de hoy como el mejor nueve. Un respiro para el equipo azulgrana que, tras la despedida de Eto’o y con todas sus diferencias, vuelve a tener ese nueve de máximas garantías que encaja a la perfección en el equipo y en el juego.

Tras el hombre del mordisco, está Luis. Está todo su pasado, su presente y lo que le augura el futuro. Detrás de ese olfato goleador está todo el amor que representa su interior, esa figura protectora y tan familiar, y su apoyo a enfermedades como la PKU.

Espero que éste no sea su único año. Que siga lanzando esos tres besos para “Sofi”, “Delfi” y “Benja”, cada vez que el esférico cruce la línea de portería.

www.marca.com

www.marca.com

Que siga triunfando. Que el esfuerzo y tanta entrega siga premiándole con esos éxitos que hacen más grande al fútbol. Para que así ya nadie recuerde aquel veinticuatro de junio, sino que hablen de todas las grandezas de ese genio llamado Luis Suárez.

Ya hace cuatro años de uno de los pasillos más emotivos de la historia del fútbol. Pep Guardiola, abandonaba el Camp Nou entre sus jugadores y compañeros del cuerpo técnico. Tras el derbi, el vídeo, la música, el discurso y el manteo; el sonido de miles de aplausos acompañaban sus últimos pasos por el césped del templo azulgrana. 

Él, el artífice y genio del único equipo que ha conseguido seis títulos en una misma temporada, superando así cualquier precedente. El héroe que dio paso a un mágico fútbol, el príncipe azul que enamoró a seguidores y profesionales de todo el mundo.

www.sport.es

www.sport.es

El próximo billete le llevaba a Alemania para dirigir al Bayern de Múnich. Cogió los libros de la lengua germánica, y se puso de nuevo el uniforme para trabajar duro y como él decía, bien temprano. 

Heynckes no se lo dejó fácil. El listón subió, y mucho, tras conseguir ganar la Champions en una final alemana. Y de Pep, con la gran expectación que causó su fichaje, no se esperaba menos, sino más.

Así es el juicio, tendencial y poco objetivo. Exigente con quien alcanza un nivel por encima de todos los demás. No iba a perdonar a Guardiola que no alcanzara los mismos éxitos que el anterior entrenador.

Tres temporadas más tarde, volverá a abandonar un banquillo en busca de un nuevo desafío. Dejará un vestuario en el que ha alzado seis títulos, pudiendo ser siete con la oportunidad que tendrá de hacer el doblete en la final de la Copa Alemana frente al Dortmund. Haciendo historia con un Bayern que se ha convertido en el primer club en conseguir cuatro Bundesligas consecutivas, de las cuales ha presenciado tres. Sin embargo, no ha podido conseguir la guinda de su pastel, la Champions. La competición que se le ha resistido frente a un rival español en las tres ediciones que ha liderado al conjunto alemán.

www.marca.com

www.marca.com

Y a partir de aquí, se inicia una despedida un tanto amarga, unida a titulares y artículos que abren el debate del fracaso.

Esa línea delgada entre el éxito y el fracaso. Tan fina que nos ciega. No nos deja ver la grandeza y longitud de los logros. No reconoce esa mejora de juego, el perfeccionamiento de detalles, ni la mejor versión de jugadores. No considera esa larga posesión, la consecución de numerosos toques en el campo contrario, el ataque, la creatividad, la anticipación, el pressing y la perseverancia en éste, aunque genere gran desgaste físico. Que Neuer sea un jugador más con sus pies, o transformar en polivalentes a algunos jugadores que considera que tienen la capacidad de jugar en varias posiciones, y abandonar esa zona de confort por otra que le hará afinar sus virtudes. No honra todos esos avances técnicos y tácticos, ni todo ese trabajo psicológico que suscita compromiso y motivación a la plantilla.

Pep es la definición de un liderazgo y de una comunicación interna que ha ocasionado, a través de exigencia y reconocimiento, que el once salga al campo con la máxima concentración y la capacidad de brindar sus cualidades en conjunto. 

Todas aquellas letras y voces que reparten críticas enfundadas en mazazos se olvidan de que, más allá de la Champions, se encuentra el sello Guardiola. La huella que dibuja un fútbol de ensueño. Aquél que se termina los adjetivos calificativos y que escribe parte de la historia de este deporte tan inmenso. El que suena como un afinado violín, huele a aire de primavera, tiene un tacto de suave terciopelo y sabe a gloria. El fútbol que despierta los cinco sentidos.

www.dailymail.co.uk

www.dailymail.co.uk

Por encima del palmarés, es importante visualizar el legado de un trabajo. Ese bagaje de gran valor que Pep deposita a sus discípulos.

No es justo hablar de fracaso ante un hombre que es capaz de trasladar maravillas a la unión del jugador con el esférico. A uno de los referentes que ha dado un máximo nivel. No es equitativo quitarle mérito a los títulos logrados porque el más grande se resistió a abrazarle.

En el fútbol, a veces se gana y otras se pierde, pero siempre nos enseña algo.

Que le dejen brindar con cerveza. Tranquilo, satisfecho por todo lo cosechado, que no es poco.

Ya ha reservado su nueva tarjeta de embarque. El próximo destino le lleva a la Premier League, donde seguro, seguiremos disfrutando del estilo que le distingue, que reinventa y fortalece.

Quizás la suerte se ponga de su lado en este nuevo club y logre lo que no pudo con el Bayern. Y además, haciendo historia. Quizás. El fútbol se lo debe. 

www.fcbarcelona.es

www.fcbarcelona.es

Le deseo toda la suerte del mundo en este nuevo viaje. No podría ser de otra forma. Aunque no consiga todos sus propósitos, sigue regalándonos todo aquello que le define y caracteriza como uno de los mejores entrenadores.

Recuerdo ese 5 de mayo, cuando se despidió del Camp Nou. La última vez que le vi allí. Entonó emocionado las palabras que finalizaban una trayectoria: “A mi no me perderéis nunca”. Y cumplió su promesa. Nunca le perdimos, porque a través de su magistral fútbol, sigue con todos nosotros. Danke Pep!

El Leicester City me ha robado el corazón. Me siento enamorada de este equipo y de su hazaña. De todo lo que transmite Claudio Ranieri en sus discursos de vestuario, de la fortaleza, convicción y capacidad de sus jugadores, de toda esa afición que alza sus bufandas de zorros con orgullo e ilusión.

El Leicester volvió a la Premier en 2014. Hacía diez años que no estaba en la máxima competición. En la pasada edición, estuvo último a cinco puntos de la salvación y terminó catorceavo en la tabla.

http://www.dailymail.co.uk/

http://www.dailymail.co.uk/

Cuando Ranieri se sentó con el presidente del club el pasado mes de Julio, tenían el objetivo de seguir en la Premier, de luchar por la permanencia. Pero sus ganas de crecer le han llevado a acariciar el título. Él es el artífice de este ejército. Un veterano de 64 años que ha dirigido 14 equipos. El guía que conduce a que sus jugadores no sientan que trabajan duro para ganarse la vida, que irradia esperanza y que como buen líder de la manada de zorros, les hace creer en ellos mismos para conseguir su mejor versión. Con una mentalidad que sabe respetar al cuerpo, y diseña entrenamientos duros y ligeros para la recuperación del físico. Premiando los resultados invitando a pizza en Peter Pizzeria, y haciendo que tuvieran que cocinarla para entender que todo lo que se gana debe ser trabajado. Así lo ha conseguido, creando una familia que es fiel a su responsabilidad. Con un clásico 4-4-2, con el sonido de la banda de rock británica Kasabian, jugando al estilo de contraataque, robando balones y sin dejar de correr, dejando los pases y las posesiones para otros. Todo esto, absolutamente todo, ha beneficiado al equipo.

Gastando 50 millones, dato que les clasifica como el decimocuarto equipo que menos ha gastado en su liga. Con jugadores clave que ya jugaban en segunda como Vardy, Mahrez, Drinkwater, Morgan o Schemeichel. Jugadores desconocidos para muchos y que, tras la suma consecutiva de minutos, copan portadas en la prensa deportiva.

www.theguardian.com

www.theguardian.com

Chicos como Vardy, el referente ofensivo de olfato goleador, tercero en la lucha por el pichichi. Kanté, mediocentro de gran condición física y técnica. Mahrez, el extremo derecho con más de una quincena de goles y una decena de asistencias, elegido el mejor jugador de la Premier por los propios futbolistas, y pretendido por grandes clubes a día de hoy.

Ellos, con diferentes historias debajo de sus camisetas, son algunos de los héroes de las gradas del King Power Stadium, y de todos esos seguidores del fútbol que se han prendado de este vestuario.

Hoy, el Leicester está acompañado por el mundo entero. Con emisiones de partidos, ventas de camisetas y con el aumento de periodistas en la sala de prensa. Todos quieren ver como se da un punto y a parte en el dominio de títulos de “los grandes equipos de siempre”.

El domingo tiene una oportunidad. Si lo consigue, será la primera vez en sus 132 años de historia. Algo que no se repite desde que el Nottingham Forest ganara un primer título, y debutara en este aspecto en 1978.

Se enfrentan nada más y nada menos que con el Manchester United. Curiosamente, el equipo que más ligas ha conseguido. No es rival fácil, pero miles de personas en diversos puntos del planeta empujarán con fuerza, siendo ese jugador número doce.

Espero gritar ese gol que pueda otorgar tres puntos más en la clasificación. Leicester, te admiro. Espero y deseo que lo consigas.

www.depor.com

www.depor.com

Puede ser el domingo, sí. En el mejor escenario que se pudiera imaginar. En Old Trafford, en el teatro de los sueños. Allí, donde cierras los ojos y puedes oír el sonido que ruge de 75.635 butacas, donde puedes cumplir aquello que tanto anhelaste y por lo que trabajaste tan duro.

Este club nos ha enseñado algo. Esto es como la vida, cualquiera puede conseguir lo que se propone si en ello entrega, además de todo lo que sabe, su corazón.

Bautizada como la MSN, la delantera del FcBarcelona se ha convertido en el tridente más efectivo y mediático de la temporada. Se encuentra en un momento glorioso, que tras el regreso de Leo Messi sigue siendo tan participativa y vigorosa por las tres partes.

De hecho, eran muchas las mentes que visualizaban al trío culé como finalistas del Balón de Oro. Pero Luis Suárez cayó del podio tras arrebatarle la posición Cristiano Ronaldo. Las cifras de pichichi de la Liga, convertirse en el máximo goleador del Real Madrid, y los rasgos que le definen como jugador, han tenido más peso que la primera temporada que realizó el uruguayo, que aún empezando más tarde por la sanción que le impuso la FIFA en el Mundial de Brasil, generó un papel esencial para la consecución del segundo triplete de la historia del Barcelona.

TRIO-MSNLas virtudes de estos tres jugadores son más que evidentes. Messi parece de otro planeta, escribiendo la historia de un fútbol que tantas veces nos ha dejado con la boca abierta. Es, en mi opinión y con clara evidencia, el mejor jugador del mundo. Con una naturaleza futbolística que le diferencia del resto. Con cualidades que le hacen ser tan completo como su regate, su movilidad, su definición o su impactante rapidez con el balón, entre otras.

Neymar destaca por su magia brasileña, por ese toque de calidad con el que coloca la guinda del pastel, creando sus hazañas con el esférico integrando ese valor de belleza, o por su resolución en los espacios reducidos.

Y Suárez es un claro ejemplo de actitud luchadora, de esfuerzo y continúa concentración. Con olfato goleador, generosidad para ceder tantos y movilidad que genera espacios.

Pero aún siendo tan alto el nivel y lo que aporta cada uno, es tan sólo la base del éxito que genera esta delantera. Hay una clave, que hace que todos sus atributos sean todavía más efectivos: la relación entre ellos.

Hay quienes no apostaban que la llegada de Neymar Jr y Luis Suárez diera paso a esta relación de respeto, admiración y, por conclusión, de gran trabajo conjunto.

203280Tres estrellas consolidadas, cada una a su nivel y en su territorio. Neymar, no sólo era la estrella del Santos F.C., sino un jugador reconocido e idolatrado en Brasil, con esa particular adoración que representa la afición brasileña. Un chico con un carácter muy distinto al de Leo, que aunque bajara su cresta al aterrizar a Barcelona, vestía un look vinculado a su atrevida personalidad. Con esos toques de niñez a pesar de ser padre. Esa sonrisa traviesa, esa creencia religiosa, ese carisma y esa imagen que circula en las redes sociales cantando o bailando.

Menos extrovertido llegaba un Luis Suárez arrastrando la sanción que le impuso la FIFA tras morder a Chiellini en el Mundial. Una acción que reiteró, habiendo mordido anteriormente a Bakkal e Ivanovic. Una imagen negativa que circulaba de modo global y que se asemejaba poco con los valores del club. Un jugador que empezó a clasificarse como agresivo por su impulso y respuesta emocional en situaciones a las que se encuentra a muchas revoluciones. El astro del Liverpool, que a pesar de sus vivencias negativas por las sanciones, fue el mejor jugador de la Premier League, que sedució a Anfield y que les hizo tocar una liga con la punta de los dedos 24 años después, que finalmente no pudo ser.

Entonces, ¿Cómo tres figuras tan grandes y dispares a la vez podrían asociarse tan positivamente? ¿Cómo encajarían Neymar y Suárez en un vestuario dónde el liderazgo de Messi en el campo es tan fundamental? Es conocido que cuando grandes talentos se fusionan pueden chocar fácilmente por esa competitividad. No es fácil que un jugador de tal calibre pueda acatar la superioridad de otro, o que sea capaz de verse al mismo nivel aceptando el rol que corresponde a cada uno. Y no sólo en lo que la adaptación al campo se refiere, sino también y más importante, fuera de él.

leo-messi-es-dificil-que-haya-un-tridente-mejor-que-la-msnPero los tres mosqueteros lo han conseguido. Y no es por otra razón más importante que la que descifró Piqué y que está expuesta a nuestros ojos en cada partido. No tienen ego. Y aunque sí deben tenerlo como instancia psíquica del reconocimiento a la propia identidad, no es usado como exceso de uno mismo. No tratan de pasar uno por encima del otro sino que se acompañan entre ellos. La amistad que crece fuera de los terrenos de juego se refleja en el área rival. Con resultados, con goles, con asistencias, con ese entendimiento por encontrar al otro en el lugar adecuado. Con esos gestos que dicen tanto de todo esto. Con ese penalti que Leo cedió a Neymar en plena lucha por el pichichi, agradeciendo el gol que le había regalado el brasileño. Así como recientemente sucedió ante la Roma, o como lo hizo Neymar con Suárez ante el Villarreal. Con esas señas de un código que ellos tres interpretan, y que está regalando a la afición un fútbol que causa efecto y seduce.

Éstas son las historias de vestuario que deleitan a los verdaderos amantes de este deporte. Porque tras los millones, los escándalos de instituciones, las demandas de hacienda, las diferencias de presupuestos y salarios, entre otros, al menos debe seguir respirando la esencia y el sentido del fútbol. Que tres magos del balón sepan conducir el esférico, crear el espacio de continuidad, salir de la línea del fuera de juego, recibir, crear el regate y colarla entre los tres palos. Y que sepan hacerlo de esta manera tan brillante, la de hacerlo conjuntamente, la que refleja la sociedad de tres protagonistas que juegan con un mismo papel, la que muestra el juego asociativo y la realidad de que el fútbol es un deporte colectivo, donde a parte de saber jugar hay que saber hacer equipo.

Disfruto apasionadamente de los esféricos que cruzan los tres palos y de las ruedas que giran a más de 300km/h. Son mis dos perlas, el fútbol y el motociclismo. Tan dispares en muchos aspectos y tan semejantes en estas últimas semanas. Tanto, que el motociclismo, que suele ser uno de los pequeños de la casa, ha acaparado gran parte de los informativos deportivos. Y no precisamente para hablar de cosas positivas. Es por eso que, ya en Sepang y por reiteración, ayer, fueron días tristes para mí.

Cuando uno lleva una camiseta es fácil agarrarse a la visión que la defienda, sin ningún interés en recoger cualquier dato que pueda estar a favor del otro bando. Es fácil demostrarlo. Sólo es necesario ver comentarios de aficionados o la posición de los medios de comunicación, en la que en muchos casos, han tenido una actuación un tanto patriota.

Pero, ¿qué sucede cuando haces guiños a ambos pilotos? ¿Cuando admiras desde sus inicios, sus carreras profesionales, su manera de pilotar y su singular carisma? Pues tal vez es una manera de no culpar a ninguno, de no saber señalar con el dedo si existe un único causante, pero también de reconocer sus errores cuando a uno le duele que sea así. Y evidentemente, es tan sólo mi humilde opinión.

Valentino y Marc son muy parecidos. Ambos sonríen constantemente, son competitivos e inconformistas, tienen un pilotaje particular, un gran cuerpo a cuerpo, aman lo que hacen, tienen ese punto de niñez y diversión, bromean y son especialistas en robar el corazón de sus aficiones.

Pero hay una enorme diferencia, que aunque ambos nacieran en el mes de febrero, les separan 14 años de edad.

rossi_maqruez_nino-19367Cuando Valentino tuvo que adoptar el papel de ser el cuarto en la posición de los cuatro fantásticos, creo que nos dio una gran lección. La de aceptar que sus posibilidades ya no eran las mismas, porque habían otros participantes en el juego que estaban en mejores condiciones en aquel momento. No debe ser fácil ser un tipo con 9 títulos en la espalda y que lleguen otros para desbancarte. Y no solamente los jóvenes pilotos, sino los que en muchas ocasiones terminan por desbancarte del todo, algunos medios de comunicación. Son muchas las veces que se ha perdido el respeto a una de las figuras más grandes del motociclismo, generando comentarios como si Rossi hubiera pasado a ser un Don Nadie por no conseguir subir al cajón.

Por suerte, como he mencionado, el roba corazones número uno siempre estuvo respaldado por todos esos tifossi que construyeron una coraza cuando se lesionó, cuando las palabras causaban heridas, cuando otros le adelantaban con facilidad, tanto en pista como en la general.

Y en esos momentos, en los que Marc arrasaba en su llegada a la categoría reina, había una “amistad”. Un gran respeto que se guardaban entre ellos dos. Marc hablando de la colección de motos de su ídolo y Valentino haciéndole guiños aceptándole como sucesor. Compartiendo derrapes encima de la tierra, practicando Dirt Track en el Ranch de Valentino, o protagonizando en el parque cerrado tantas imágenes divertidas, de afinidad y fair play.

Y bien, cuando los dos han tenido posibilidades y la competición les ha hecho estar más cerca, las cosas han cambiado. Para mí, ese es el punto de inflexión. Allí nace la chispa de las llamas que caldean el ambiente estos días. Cuando ambos quieren y pueden ganar. Cuando cambiaron las tornas con un Valentino que empezó a tener posibilidades mientras las de Marc se iban esfumando.

Y sólo hizo falta que se sumaran los piques de Argentina y Assen para que todo empezara a ser distinto, más frío y más distante.

2dmhv2gPero, ¿Quién empezó a enfriar esa relación?, ¿Sucedió algún cruce de palabras antes de todo esto que empezara a deteriorar esa tolerancia? ¿Algún gesto que las cámaras no vieron? Hay muchas cosas que, seguramente, nunca sabremos.

El inicio de la historia dio paso al núcleo, y allí fue cuando empezó el bombardeo de palabras y acciones que agregaron un error tras otro. Donde la imagen de ambos empezó a estropearse, por desgracia, a ojos del mundo entero.

Valentino empieza a basarse, con papel en mano, en una posible actitud de apoyo a Lorenzo por parte de Marc en Phillip Island. Uno arremete con un tiempo ralentizado y una aceleración repentina posterior, y el otro, acusa a la gestión del neumático. Quizás nada sería tan raro si no estuviera la consecución de un Mundial de por medio! Quizás.

Se apunta a un pacto entre los dos españoles que a mi parecer, me resulta poco lógico. No veo entre los dos demasiadas migas que conduzcan hasta tal acuerdo. Y no veo un beneficio ajeno al deporte en los ojos de un niño al que divierte tanto una moto.

Muchos hablan de una estrategia psicológica por parte de Valentino, pero tampoco veo el beneficio por ningún lado. Era más que probable que las cosas no quedarían allí, y que sus palabras jugarían en su propia contra. Pues con esas declaraciones, empezó a perder el Mundial.

Marc se la devolvió claramente en pista y tuvo un comportamiento poco profesional, cometiendo aquí su error. Su cegada agresividad y el número de adelantamientos en tan pocas vueltas dejó claro que en la pista había una guerra en vez de una simple batalla por una posición. Y para seguir en la linea de lo poco profesional, Valentino desquiciado abrió su trayectoria para hacer salir de pista a su rival.

¿Fue una patada? Creo que se nombró al sujeto con desprecio a posta. Pero en todo caso, también debo decir que el contacto, buscado hasta cierto punto o no, fue antideportivo. Creo que Valentino se equivocó.

Al mismo tiempo, es importante aclarar que los dos segundos de alteración en los que el piloto italiano gritaría basta ya, no son suficientes para poner en boca que quiso poner en peligro la salud de su compañero de profesión con toda conciencia. Dudo que se respirara tanta malicia. Dudo y mucho, que Valentino le quiera algún mal a la integridad física de Márquez. Y lo dudo sobretodo porque Valentino lloró precisamente en ese escenario la muerte de su amigo Marco Simoncelli.

Pero entiendo la postura de defensa de un padre que ve caer a su hijo por el asfalto. Y entiendo a otro padre defendiendo que su hijo no es un tirano.

Es una situación un tanto compleja, en la que la prensa y las televisiones se han encargado de enredar más. Evidentemente, en la mayoría de casos, barriendo para casa. Creando así una lucha de banderas que el verdadero motociclismo no entiende.

Y si éramos pocos, apareció la opinión de Jorge, junto a la de muchos otros pilotos en activo y retirados. Se añadió la política con la participación de los ministros, y las bromas de poca gracia por parte de un programa italiano que, aún sin maldad, faltó al respeto a un chaval de 22 años.

Respecto a Jorge, siendo previsible su logro, que no deja de ser meritorio en la pista, debería haber guardado sus opiniones para la conclusión del campeonato. Así como abstenerse de participar en el proceso del recurso que presentó Valentino al TAS, o escoger otro animal que no tuviera que ver con el casco de Rossi en Missano para las camisetas de celebración. Aunque para gustos, colores.

El desenlace no podía ser otro que el de ayer, con un Valentino vencido por Jorge en la batalla final. Era de prever que, aunque el italiano hiciera una gran remontada, todo quedaría en nada tras cruzar la meta. O en mucho, si echamos un ojo al impresionante pasillo que recibió a Valentino tras la carrera. Un reconocimiento al gran piloto que ha dado tanto espectáculo. Supongo que esto es lo que hace que más de uno se plantee si hacer caer el mito. Si los actos cometidos son suficientes o no para borrar su admiración, sin hacerlo en caliente, intentando sacar la leña del fuego en vez de echarla a bocajarro.

Así, tras la festividad del vencedor en Cheste, vuelve a hablarse de favores. De un Marc que extrañamente no le metió la rueda, que no demostró como de costumbre su afán de adelantamientos.

OpiGer2-567x300En los medios españoles, y menciono estos en primer lugar porque son los titulares que veo día tras día, se habla de favores como el de Petrucci, aunque Valentino le hubiera adelantado con facilidad. Estamos hablando de una diferencia de motos, y en consecuencia, de ritmos. Pero se omite si Marc no quiso entrar en una pelea con Jorge, que sería lo mismo, favores. Y en los italianos, viceversa. Cada uno está limpiando su terreno, y en ningún caso, se habla con honestidad y objetividad.

Supongo que habrán intereses por los que es mejor seguir alimentando la polémica en vez de trabajar y poner un granito de arena para que se firme la paz.

Rossi volvió a desahogarse en una comparecencia diciendo lo que a mi parecer siente y piensa, esté equivocado o no. Lo que no ha meditado es si esto es un error más. Como el de no asistir a la gala de la FIM Awards. Otra evidencia para los que quieran cargar contra él. Personalmente, no es que esté a favor de esta ausencia, porque un gran campeón debe demostrar serlo incluso en los momentos débiles, pero también pienso que es fácil hablar de lo que deben hacer los demás sin llevar su piel. Los millones, millones son. Y detrás hay personas y hay corazón.

Estos días venideros seguirán las acusaciones hasta quién sabe cuándo. Y en conclusión, seguirá manchándose este deporte, en el que las batallas quedaban dentro de la pista porque los pilotos se respetan unos a otros, mientras pueden jugarse la vida.

Nadie debería olvidar que todos se criticaron entre ellos. Que Don Juan Carlos I juntó las manos de Jorge y Dani, o que Marc fue acribillado de críticas cuando tocó a Pedrosa y la poca fortuna hizo que se rompiera el sensor y éste fuera al suelo, entre otros… Pero esta vez es todo más mediático porque había un décimo campeonato, porque los gestos fueron un tanto más feos, y porque los protagonistas no son otros que la viva imagen de una pareja de pilotos que enmarcaba el ejemplo de la rivalidad sana. De ese fair play que todos los que admiramos a Valentino y a Marc por su talento innato, sin mezclarlo con fanatismo, esperamos que aunque sea a otra medida, vuelva a las pistas de MotoGP. Por el espectáculo, por el deporte, por la afición, y por todos aquellos niños que lucen sus camisetas con orgullo.

Que ambos, de cara a la galería o no, reconozcan los errores cometidos. Es decir, que algún día reaparezca un cruce de miradas sin tanta tensión, un choque de manos honesto. Y que al fin, vuelva el RESPETO.46rossi93marquez__s1d1125_original

carrascoaciacionpresi0El CD Aviación se enfrentó esta pasada semana al momento más duro de su historia. Este club, que fue creado en 1970, ha visto como el estadio Pedro Vives, del barrio de Las Águilas de Madrid, fue derribado el pasado martes.

A pesar de las protestas y de las más de 2.000 firmas recogidas, no se pudo impedir la orden del Ayuntamiento, que decidió tumbar tantos años de historia deportiva y social para la creación de bloques de pisos, según afirman algunas fuentes.

Hace años que el CD Aviación y el Ayuntamiento se encuentran ante un litigio judicial por la propiedad del Pedro Vives. Consta que hace más de una década que el terreno pasó a ser municipal y que el Ayuntamiento indica haber ejecutado la recuperación de su posesión. El club insiste que ha presentado un escrito del 20 de mayo de 1964 para reclamar la potestad del terreno, mientras el bando contrario define ese documento como un acto de benevolencia, que es revocado. Una batalla que no parece aclarada, pero de la que ha salido cojeando el club al encontrarse sin un recambio como estadio.

Sea como sea en cuestiones de legislación, quisiera hacer hincapié en la pérdida que han sufrido todos los niños de diferentes categorías, que entrenaban y jugaban en ese campo de arena, incluyendo además el equipo femenino y el masculino de primera regional.

El pasado martes fue un día lluvioso en las calles que concurren entre Carabanchel y Cuatro Vientos. El recinto fue acordonado con una orden de desahucio y derribo. En el Pedro Vives desalojaban sus pertenencias; trofeos que definen más de 40 años de historia, sacados a la calle en carritos de la compra. Imágenes emotivas, lágrimas y palabras que hablan de injusticia, y un presidente desolado.

Todas las personas vinculadas al sentimiento de este club unieron fuerza ante las máquinas excavadoras, pero nada pudo detener la demolición de aquel campo que sigue guardando tantos recuerdos entre sus escombros. Un humilde campo de arena que ha bastado para formar a tantos jugadores a nivel futbolístico y personal. Porque en esos clubes pequeños y modestos se crea un vínculo deportivo y social que aporta muchos valores a niños y jóvenes.

grua

La familia del “Avi”, que así es como le llaman, se encontró de repente sin instalación donde entrenar y jugar a vista de la jornada que se celebró este pasado fin de semana.

Algunos medios de comunicación ofrecieron imágenes de adolescentes que acudieron al Parque de Las Cruces la misma noche del derribo para entrenar; manchando sus botas de barro y haciendo rodar el balón entre charcos. Sin vestuario, cambiándose al aire libre. En precarias condiciones, pero con la pasión hacia el esférico por delante de todo. Y me alegra personalmente ese espíritu de lucha. Que la circunstancia haga crecer aún más esas ganas por hacer deporte, y que el CD Aviación se sustente por el amor de cuantos lo componen, hasta encontrar soluciones efectivas, venciendo a la incertidumbre.

En esta última jornada, las diferentes categorías del “Avi” han podido celebrar sus partidos como locales y sus entrenos en los campos que les han sido cedidos. Incluso el Rayo Vallecano y la Federación de Fútbol de Madrid se ofrecieron a conceder sus instalaciones, mientras el club encuentra la medida para remediar la carencia que ahora dispone.

B2KpkGsCcAATkwR

Aunque se esté trabajando para que el Ayuntamiento remodele el Parque de Las Cruces y así cumpla los requisitos para que pueda ser el nuevo terreno de juego del “Avi”, pese a que los próximos partidos locales estén cubiertos con los campos ya asignados y se siga luchando por el proceso legal en torno a la demolición, es evidente que el CD Aviación ha sufrido un mal irrevocable y repentino. Los que aseguran ser propietarios de una superficie que ha sido el hogar de tantos pequeños y grandes futbolistas, parece que han pasado por alto la importancia y el bien que crea el deporte en nuestra sociedad. Los beneficios físicos y psíquicos, la labor de la separación de las personas ante el vandalismo, la delincuencia o las drogas, el crecimiento personal, el cúmulo de valores que pueden responder a necesidades afectivas, o la misión por la integración e igualdad, entre otros cometidos. No olvidemos que todos los éxitos deportivos que pueden celebrarse hoy nacieron del deporte base.

La ciudadanía no puede estar abandonada de estas labores necesarias que crean una mejor sociedad. Y así mismo, el corazón de alguien que ama el fútbol y el deporte como lo hago yo, no puede evitar sentir esa empatía con toda la familia del CD Aviación. Todos aportamos nuestro granito de arena, aunque sea para hacer eco y difusión de lo ocurrido, y que las personas ganemos más fuerza, esa que nos merecemos.

Por suerte, siempre hay elementos que no pueden ser arrebatados.  Y mientras se dé un paseo por el barrio de las Águilas, aunque se haya dicho que ahora le falte un pulmón, se podrá seguir respirando en el recuerdo los gritos del domingo a la hora del partido, y las imágenes, que incluso en blanco y negro observaran de nuevo algunas memorias, con el viento que levantaba su arena o el sol que iluminaba aquel balón que cruzaba la línea de portería. Sin perder las historias sucedidas entre esas paredes ni las alas de su escudo, que deseo, sigan volando, y muy lejos.

Este fin de semana se celebró en Hawai el campeonato del mundo de Ironman. Ante tal nomenclatura de cómic parece que hablemos de una prueba de superhéroes. Pero en realidad, esa es la manera idónea de denominar a esos deportistas que tienen la valentía de participar en una competición de tal necesidad de energía y resistencia, y que crea el asombro de muchos.

biciPara los que no la conocéis, Ironman es una prueba de triatlón en la que sus participantes deben recorrer 3.800m nadando, 180km en bici y 42km corriendo. ¡Casi nada! Vamos, que hay que tener algo más que ganas para finalizar una carrera de este calibre. Para llegar a esta mítica prueba, se realizan diversas carreras clasificatorias en distintos lugares del mundo.

Unos días antes, tuve la oportunidad de vivir la fascinante experiencia de asistir a la primera edición del Ironman Barcelona, respirando así esta prueba desde el otro lado. El lado de la admiración, el respeto y la fascinación por unos atletas que han trabajado duro para enfrentarse a este desafío. La cita, en Calella (Barcelona), albergó nada más y nada menos que 2.600 inscripciones.

Conozco un tipo, Santiago Roldán, que me condujo a acudir a tal cita. De Santi, que así es como le llamamos, sé que un día empezó a correr más, a pedalear más, y a nadar más…  Y  cada vez más. Y así, hasta llevarle a una serie de objetivos en modo ascendente, cada vez más exigentes y lograr, a parte de la participación en numerosas pruebas deportivas, un pódium en el triatlón de Malgrat, dos pódiums en la cursa de Argentona y la Quebrantahuesos en oro.

En Febrero de este mismo año sufrió una lesión del peroneo lateral del pie derecho, que le dejó un mes y medio sin correr a raíz del esfuerzo de la “Mitja Marató de Granollers”, donde registró su mejor marca personal con un tiempo de 1h22m y una media de 3,54min/km.

Tras recuperarse de su lesión, inició de nuevo con recientes propósitos, y fue en Julio cuando nos anunció que había decidido medirse al Ironman Barcelona, su reto más serio. La verdad es que tras su trayectoria de éxitos y superación, no cabía duda sobre si conseguiría finalizarlo. Pero seamos sensatos, la dureza de la prueba y su prestigio crea un importante respeto.

No sé con total certeza y precisión el tiempo exacto de preparación para tal examen, pero me consta que algunos atletas se ejercitan durante un año o dos para enfrentarse a ello por primera vez. Santi destinó solamente tres meses de entreno específico. Por suerte, llevaba a su espalda una temporada que sumaba 4000km de bici, 3000km corriendo y 225km de natación.

95348938b39a5008011654c9781b9224

Poder ser “finisher” de un Ironman es la consecuencia de una preparación física, y ante todo, mental. El cerebro juega un papel imprescindible y fundamental, que transforma a cuerpo y mente en un entendimiento, para que el razonamiento sea tan invencible como para convencer al físico de la consecución de tal exigencia de resistencia. Y para ello, Santi se aferró a su mente positiva, a su creencia en sí mismo, al espíritu de lucha y a un montón de horas de dedicación y entreno día tras día.

Tras llegar a Calella viviendo un diluvio, y embarcarse a las 8:40h en un viaje que roza la locura, empezó a marcar unos tiempos de asombro para ser su primer Ironman.

Creo que el punto más duro de esta prueba de larga distancia es el momento en que tienes en el saco la natación y el ciclismo. ¡Ese instante en el que dejas la bici y eres consciente de que te falta una maratón! En el inicio de ésta, la fatiga y el dolor aprietan, y empieza un largo trabajo mental de auto convencimiento para seguir visualizando la meta. Supongo que por eso, es dónde más sufrió Santi, que en el km5 empezó a notar molestias en el pie. En el 10 el dolor aumentó, y en el 15 decidió quitarse las plantillas creyendo que estaban mal colocadas. Pero el dolor persistió, y por suerte apareció un compañero del equipo de corredores y triatletas al que pertenece, y le alcanzó un milagroso ibuprofeno.

IMG_0343

La medicación, la nutrición, el apoyo de la gente que gritábamos su nombre cada vez que le veíamos pasar, y su meritoria capacidad de visualizar su logro, le hizo llegar a meta tras 10:09:35, ¡a poquísimos minutos de romper la barrera de las 10 horas! Allí, donde la organización creó una entrada triunfal entre dos posiciones de gradería, con un speaker que mencionaba los nombres de los atletas que cruzaban la línea de meta, y una pantalla para contemplar el momento que resume tanto sudor, trabajo y empeño. Allí donde le esperaba su gente, su familia, sus amigos y su mujer, que estaba en primera línea regalándole esa mirada de orgullo y complicidad, para acompañarle en esos últimos pasos de un camino especial para ambos.

medallaCuando oímos el nombre de Santiago Roldán fue inevitable derramar lágrimas de alegría, euforia y satisfacción. Todos sabíamos que lo merecía y lo había conseguido. Tiene su medalla, ese trofeo que dice tantas cosas y que se resume en una lección: ¡que somos capaces de conseguir lo que nos propongamos! En todos los ámbitos, podemos alcanzar esa finalidad y ambición, si en ello entregamos todo nuestro sacrificio y le añadimos corazón.

Llegado a este punto, no sé cuál será su próxima hazaña en esta línea infinita de superación, pero seguro que Santi seguirá corriendo, nadando y pedaleando kilómetros con esa sonrisa que identifica la pasión que siente por el deporte y por vivir. Porque cuando uno hace lo que ama, ¡vive! Y la vida, para todos, no debería ser otra cosa que ser feliz.

¡Hasta la próxima, hombre de hierro!

meta

Si quieres saber más acerca de este deportista, sigue su página en Facebook “Fantasías de un runner”

https://www.facebook.com/fantasiasdeunrunner?fref=ts